Seguro recuerdas bien el horrible caso de la familia Krim de Nueva York cuyos hijos fueron asesinados a sangre fría por su niñera dominicana. Pues a un ex Navy SEAL--o sea uno de esos soldados súper capacitados de la fuerzas armadas de Estados Unidos--se le ha ocurrido la brillante idea de crear un servicio por medio del cual los padres que están buscando evitar tragedias similares pueden contratar a niñeras veteranas del ejercito para que protejan a sus hijos. 

"Estas mujeres tienen un historial comprobado. Son veteranas que han estado protegiendo el futuro de Estados Unidos", le dijo Jonathan Gilliam, el dueño de la compañía al New York Post.

Lee más en ¿Qué más?: Mi peor momento como mamá: Dejé a mi bebé encerrada en el carro

Sus niñeras están entrenadas para cambiar pañales, como todas las demás, pero también para usar armas semiautomáticas si es necesario. Claro que este tipo de experiencia no es barata ya que el costo es de unos $1,500 a la semana o $30.75 la hora. 

Estoy segura que aquellos padres que puedan pagar esta exorbitante cantidad de dinero no dudarán en contratar a una de estas niñeras, pero con toda honestidad, yo no estoy tan convencida. Y es que me preocupara mucho el estado mental de los veteranos de guerra. No es secreto que muchos de ellos regresan a casa y sufren de estrés postraumático y aun si no son diagnosticados con esta enfermedad, lo cierto es que lo que han visto en un campo de batalla seguramente no se comparan a nada más.

Gilliam asegura que todas sus empleadas pasarán por verificaciones extensas que incluirán amplios informes militares a los cuales los padres interesados en contratarlas tendrán acceso. ¡La verdad es que me parece alucinante que tengamos que llegar a estos extremos!

¿Contrataría a una de estas niñeras?