A ver a cuántos de nosotros nos gustaría que nos llamaranchismosos… a nadie ¿verdad? De hecho, me atrevería a decir que calificar a alguien así es casi ofensivo.  Sin embargo, les tengo un chisme: no es tan malo ser chismoso. Los dejé locos con este trabalenguas, ¿no?

Ya sabemos que , como dirían nuestras abuelas ¡el mundo está al revés! Y no es que nos vayamos a poner a favor de los chismes, es que un estudio publicado en Journal of Personality and Social Psychology, conducido por un grupo de investigadores de la Universidad de Berkley, bajo la supervición de Robb Willer, psicólogo social, dio como resultado final que por temos a los rumores o a ser blanco de críticas difundidas a través de “chismes” , las personas tienden a comportarse mejor.

 Literalmente, una de las conclusiones sostine que: “la amenaza de los rumores sirvió al propósito de hacer que las personas trabajen juntas.”El psicólogo comentó en una entrevista que concedióa CNN que: “el tipo [de chisme] en que las personas solo explotan las debilidades de los demás probablemente no sea útil, e incluso podría ser socialmente nocivo, ya que es el que le da su mala fama al rumor en general”.

Lo único que la verdad me ha incomodado un poco de este estudio es el hecho de que participaron más mujeres que hombres, lo que contribuye a aumentar nuestra mala fama de “chismosas”. Siempre he escuchado que las mujeres somos más dadas que los hombres al cotilleo, con lo que siempre he estado en desacuerdo. No creo que tenga que ver con una cuestión de géneros, sino de personalidad. Vamos a sugerirle al equipo de investigadores sociales californianos que realicen otro studio para evaluar quiénes son más chismosos si los hombres o las mujeres….

¿Qué crees tú?